¿Cómo quieres tu sonrisa?

¡Sí, ahora personalizamos tu sonrisa detalle a detalle!

Soy Susana Fuster y desde 2004 hasta ahora escucho atentamente cada día lo que busca cada paciente. Unas veces son capaces de explicarlo y otras veces, leo entre líneas. Todos saben perfectamente lo que quieren y mi obligación es llevarles hasta ese punto. ¿Cómo lo hago? Logro el resultado esperado por el paciente a través de la combinación de diferentes técnicas que he ido perfeccionando en mis 17 años de trayectoria y formación. Porque una boca bonita no es solamente unos dientes blancos. Os invito a analizar de cerca una foto de la boca de vuestra celebrity favorita y sospecharéis que hay mucho más.

En este artículo os acercamos algunos de los tratamientos que se pueden ofrecer en una clínica odontológica. Algunos persiguen transformar el grosor y volumen de los labios. Otros, mejorar la salud bucal o el blanco de los dientes. Todos conforman un conjunto de detalles modificables en búsqueda de la sonrisa que siempre has deseado.

Tratamientos para tu sonrisa

Diseño tu boca ideal

Tomamos una imagen digital de tus dientes, encías y labios y la combinamos con tu foto facial frontal y de perfil. Observamos la piel, las arrugas, los volúmenes y el conjunto de la boca, y actuamos sobre cada aspecto con distintos tratamientos que, de forma global, nos llevarán a un resultado final óptimo.

También es fundamental ampliar la sonrisa para mejorar el aspecto. Por eso es importante fijarse en el arco que describen los dientes en una visión oclusal y, si es necesario, recurrir a un tratamiento de ortodoncia previo.

Diente como perlas

Los dientes pueden ser del blanco que desee el paciente, desde un Bleach (un color muy impactante) hasta un blanco neutro que resultará más natural. Si deseamos obtener unos dientes más uniformes, en tan sólo una sesión pondremos unas carillas transparentes, que sobre los dientes naturales modificarán en un solo gesto el color y la forma de los mismos.

Encías rosadas

El color y consistencia de las encías, así como su forma, es fundamental para lucir una sonrisa estupenda. Debemos tener en cuenta que es necesaria una encía queratinizada para obtener unas papilas interdentales consistentes y del color rosado adecuado. En ocasiones podemos encontrar tinciones negruzcas por la presencia de metales en coronas ceramometálicas o pernos intrarradiculares. Por tanto, será necesario modificar esa encía para acompañar a unos bonitos dientes. Las técnicas de injerto gingival permiten reconstruir la encía alterada.

Labios deseables

Labios sedosos, carnosos, con el volumen justo pero sin perder la forma natural de cada persona. El ácido hialurónico sigue siendo desde hace más de diez años el producto de elección por excelencia. Ofrece hidratación y volumen, mejorando la textura y el color del marco ideal para nuestros dientes. Yo prefiero ponerlo despacito, dejando que el paciente se adapte al cambio, y en una segunda sesión, si lo desea, incrementar la cantidad en los puntos dónde se requiera.

Piel luminosa

¡Sin surcos alrededor! Borrar surcos naso genianos y código de barras es fundamental. Clásicamente se rellenaban con ácido hialurónico, pero las últimas tendencias combinan el tratamiento realzando los volúmenes perdidos. Se trata de inducir el colágeno en la zona de pómulos, para que “estiren” los surcos naso genianos y se desplieguen. El famoso código de barras debe desbridarse, separando los surcos de su inserción, y, posteriormente, se infiltra ácido hialurónico para eliminar la profundidad. Al mismo tiempo, la inducción de colágeno consigue una piel más brillante y saludable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Te Ayudamos?